Etiquetas

, , , ,

Para los que amamos las letras, Sant Jordi es un día especial. En realidad, para los que amamos, Sant Jordi es un día especial. Cada año que no estoy en mi tierra en estos momentos se me hace extraño, como si faltara algo, el cariño, la ilusión, las Ramblas abarrotadas, los abrazos, los besos, el amarillo y el rojo. Sin embargo, a pesar de estar tan sola en la celebración, me gusta convertirlo en algo mágico, lleno de flores y libros. El mundo sería un lugar más feliz si pusiéramos más flores y más libros en él y si nos invadiera ese espíritu de generosidad de encontrar la sorpresa agradable para el otro, con todos, cada día.

La creatividad y el amor nos harán grandes. El gusto por las cosas bellas puede salvar esta humanidad un tanto perdida, ya que quien ama la belleza la ve por doquier. Sobre todo en las personas a las que podemos abrazar, en la sonrisa de un niño, en la boca desdentada de un anciano, en los brazos sudorosos de un hombre de campo, en la minifalda de una mujer coqueta. En nuestra familia. En los extraños. En los extranjeros. Sólo nosotros podemos convertir esta tierra en algo magnífico y días como hoy son la prueba. Que el resto de los días no lo olvidemos.

Os dejo con un párrafo de “Cabeza de Mujer” y con el enlace para comprarlo en Amazon.

“He mirado a mi alrededor y he visto dioses. Algunos de ellos se han olvidado de lo que son y doblan sus hombros hacia delante, decaídos. Míralos, con su cháchara de dioses y su olor a dioses. El orden de las cosas ha cambiado y el olimpo está aquí. Convoquemos a las musas y dominemos el mundo, que a mi mano divina le tiembla un poco el pulso.”

https://www.amazon.es/Cabeza-Mujer-Laura-G-Broto/dp/8460823385/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1460706997&sr=1-1